La sesión de kinesiología emocional es un procedimiento respetuoso, seguro, y a medida de cada persona, de cada problema, de cada momento, orientado a conseguir paz, tranquilidad, estabilidad, alegría, energía, evolución, desarrollo, y crecimiento personal.

La kinesiología es un sistema de testaje neuro-muscular que, a partir de un estímulo, sea dado por la persona objeto del trabajo o por el kinesiólogo, genera una respuesta binaria inconsciente por parte del cuerpo de la persona testada. A partir de esas respuestas, el kinesiólogo descubre los mecanismos utilizados por el cuerpo para llegar al estado de desequilibrio en que se encuentra. Una vez conocidos los desequilibrios, en kinesiología se utilizan diferentes técnicas (tantas como capacidades y habilidades disponga el kinesiólogo) para devolver el cuerpo al estado de equilibrio más apropiado para esa persona en el momento de la sesión.

El mecanismo de trabajo es sencillo. En kinesiología emocional trabajamos principalmente sobre el estado de relajación muscular, con el AR de Raphael Van Asche,  generando estímulos que provoquen una respuesta involuntaria del cuerpo por tensión o relajación de algún músculo o grupo de músculos. A través del sistema de cadenas musculares, la tensión que genera cualquier músculo en el cuerpo se ve reflejado por el acortamiento de una cadena muscular, efecto que observa el kinesiólogo cuando estira de los brazos de la persona para comprobar si la longitud de la cadena del lado derecho es igual o desigual a la del lado izquierdo. Ese es el resultado binario que responde al estímulo generado.

 

La kinesiología es un sistema holístico que ve al ser humano como un todo integrado e intercomunicado, y lo trabaja en todas sus dimensiones (tanto física, como energética, como mental y emocional) ya que todas interactúan y se afectan entre sí simultáneamente.

 

La Kinesiología Emocional está abierta a todo tipo de tendencia de pensamiento y escuelas de intervención sobre la conducta humana, y las agrupa en bloques comunes importantes como las creencias (limitantes y capacitadoras), los valores, las diferentes condiciones que han formado nuestro “yo” durante la infancia y el embarazo, las distintas situaciones de crisis que han repercutido negativa o traumáticamente en momentos puntuales o largos períodos, la memoria de nuestra árbol genealógico, la “ganancia” que supone estar enfermo o que las cosas vayan mal, la información de nuestro ADN, la memoria de nuestra alma, y, en definitiva, el propósito de nuestra vida.

La Kinesiología Emocional también utiliza múltiples recursos de escuelas y sistemas diferentes para conseguir el equilibrio, el cambio y el crecimiento específicos para cada persona, para cada problema: terapia floral, física, vibracional, Programación Neuro Lingüística, chamanismo, energética, cuentos y metáforas, representacional, sistémica, afirmaciones, EFT, biomagnetismo…

 

Es una técnica moderna que trabaja sobre cualquier tipo de problemaEs un sistema sencillo, rápido, relajante, no invasivo, siempre personalizado y distinto para cada persona y para cada circunstancia.

SESIONES INDIVIDUALES:

IMPARTE: Ana Guaita, titulada como kinesiologa emocional por Francesc Marieges, Psicóloga y especialista en técnicas emocionales  y energéticas.

HORARIO: cita individual a concertar de lunes a viernes de 10 a 21 h. y sábados de 10 a 14 h. Con una duración variable según cada sesión, entre una hora y dos horas  por lo general.

COMIENZO DE LA FORMACIÓN: sábado 26 de octubre del 2019

Con Francesc Marieges y Beatriz Martín.

 

Después un sábado al mes por 12 meses más. En total 13 módulos con una formación completa como terapeuta emocional y energético. Puedes ver el temario y más información en el siguiente enlace:

DIPLOMADO EN KINESIOLOGIA EMOCIONAL, TEMARIO COMPLETO

Puedes recibir una sesión gratuita de prueba si estas interesad@ en la formación, hasta el 15 de diciembre, solicitándola en el 616.669.068 o aquí:

 

También puedes saber más sobre la FORMACIÓN EN KINESIOLOGIA . Haciendo clik aquí.